AMIGAS ROBADAS Y LA DISEÑADORA DE VESTUARIO

My photo
Este es un blog que se inicio con dos amigas robadas; Rosana Espino y Eugenia Prado. Y que siguió con una ganada: Florencia Smiths

Monday, September 18, 2006

Mano de Obra / Diamela Eltit



La naturaleza del súper es el magistral escenario que auspicia la mordida. Oh, sí, los pasillos y su huella laberíntica, la irritación que provoca el exceso (de mercaderías por supuesto), los incontables árboles (artificiales pues) con sus luces inocuas. La música emblemática y serial. Un conjunto armónico de luces (de colores) correctamente conectadas a sus circuitos actuando de trasfondo para abrir el necesario apetito que requiere la fiera. Y aquí estoy yo, en plenitud, protagonizando el espectáculo intransable de las horas.

14 o 16 horas en que me apego a esta, mi segunda casa, con los pies casi completamente destrozados. Y los brazos. Cargo no sé que porcentaje ya de toneladas, digo, el azúcar, los tarros, las bebidas. Y los chocolates. El pan cargo. Cargo mi ira, mi odio mi miseria. Cargo con todo. Estoy abajo, en pleno ruedo mientras el animal maúlla su apetito. No es cruel en realidad. Sólo la mueve la invasión de un tipo de hambre externa e insaciable. Un apetito ultra estimulado por el reflejo estrepitoso de las luces. Hoy se precipita la masa compradora convencida por la ilusión de un bosque inscrito en el falso ramaje de los fugaces arbolitos.

16 horas. Continuadas.
16 horas cronométicas.

Como un inamovible enfermo terminal permanezco conectado artificialmente a mi horario. Quizás demasiado pálido, posiblemente en algo tembloroso, pero ¡vamos! atento, cordial, empecinado en la sonrisa para cubrir las horas que me restan. Ya no habito dentro de mi mismo. Estoy enteramente afuera, dando vueltas. Me doy vueltas y vueltas para cumplir, satisfacer. ¡Qué orgullo laboral!

2 comments:

api said...

Estoy leyendo este libro, y encontrándole el 'gustito' al estilo de Diamela. No logré engancharme con Vaca Sagrada, pero este tipo del supermercado me tiene suspendida. Cuando termine de leerlo, vuelvo.

____guardian... said...

Circulo y me desplazo como una correcta pieza de servicio.
¿Quién soy? me pregunto de manera necia. Y me respondo: "una correcta y necesaria pieza de servicio"