AMIGAS ROBADAS Y LA DISEÑADORA DE VESTUARIO

My photo
Este es un blog que se inicio con dos amigas robadas; Rosana Espino y Eugenia Prado. Y que siguió con una ganada: Florencia Smiths

Monday, September 03, 2007

Bracea de Malú Urriola, LOM Ediciones



Eu ñao sou eu nem sou outro.
Sou qualquier coisa de intermedio.
Pilar da ponte de tédio.
Que vai de mim para outro.

Mario de Sá-Carneiro

I


EL PERRO


El viento del tren
rasgaba mi cara como una lija que bien pudiese habérmela arrancado.
No me moví ni un segundo.

Quedé paralizada frente al viento que chirriaba sobre los rieles.
El sonido de los pitazos del tren me había ensordecido tanto,
que podía escuchar el bombeo de la sangre corriendo velozmente por mis venas.
Confundiéndose con el crujido que producían las ruedas metálicas,
mientras sacaban chispas de fuego de los oxidados rieles.

Entre cada porción de vista -dónde se separaban carro y carro- podía ver el sembradío de la modesta casa del frente. Y la vecina que me mira con horror.

Cuando el tren se alejó llevándose el ruido.
El silencio violentamente había partido al perro en dos.

***

La parte delantera de nuestro perro
me miraba como si quisiese salir corriendo de ese lugar donde el radiante sol del medio día se le iba anocheciendo en mitad del cielo.

Una mascara de lágrimas temblaban en los ojos de nuestro perro -como en los ojos de la Princesa Caballero- aquella valiente heroína japonesa que veíamos por la tevé.





***
Los ojos del perro volvían esa temblorosa mirada directo a los míos,
como se devuelven aquellas cosas que jamás se ofrendaron.

Unos metros más allá.

Las patas traseras, fatalmente separadas del cuerpo,
aún rasguñaban la tierra queriendo volver a ser un perro.

Imposible.

Así, tan desmembrado por un corte perfecto. Imposible pensar que pudiese ser posible.
Salvo por un desdedoñoso, cándido deseo, de volver a unir aquello que yace separado.

But

El 1 se había convertido en2
Y 2 son 2

***

Su parte delantera, dio 3 saltos, 3 convulsiones, 3 estertores, 3 agonías.
Unos metros más allá
las patas traseras aún obedecían con una lealtad sobrecogedora el ritmo de las patas delanteras.

Aquel corte perfecto, no despedía una gota de sangre. Las tripas seguían latiendo sin haberse derramado un milímetro. El perro partido en dos añoraba seguir siendo uno. Y de pronto, como se marchan las cosas de esta vida, de sus ojos empezó a zarpar la angustia. Y los clavó en los míos, con la paz que se consigue cuando ya no hay para qué desear nada, en ninguna parte. Ni esperar que nada cambie, ni que nada se una. Porque se cuenta con la liberadora certeza que uno es uno. Nada más. Pero nada menos.

encuentras éste libro en LOM:

http://www.lom.cl/inicio/entrada.asp?portal=1

7 comments:

Ana María Vilchez said...

Felicidades Malú, querida.
Total!!

Un abrazote.


P.S. Te dejé regalo en mi blog.
Ahh, hay problemas con la web de Lom, no se puede adquirir el libro.

Antonia Katz said...

Adoro todo lo que escribes y Bracea se viene potente! te deseo todo el ÉXITO del mundo, así con mayúsculas.

Espero comprarlo el finde

Un abrazo,

AKatz

Alex Piperno said...

Malú, acabo de leerte, agradecido por tu comentario y por tu poesía. Tu blog ya está dentro de mis favoritos. Un abrazo.

Valentina said...

¿Vas a la Sebastiana el viernes? A todo esto, ¿Cuál es el horario?

Saludos
Valentina

Alejandra del Río said...

Tremendo poema, pobre perro queriendo ser uno cuando ya estaba partido. Como en la vida, se vive separado, pero se sigue viviendo (por un tiempo) anhelando estar completo.
Me encantó.

ana. said...

Estoy profundamente conmovida. Gracias, por eso.

. said...

Acabo de leerte y quisiera conocer más...buscaré, mientras, es una agrado seguir el consejo de mi amigo Tero y buscarte en internet... Un abrazo.