AMIGAS ROBADAS Y LA DISEÑADORA DE VESTUARIO

My photo
Este es un blog que se inicio con dos amigas robadas; Rosana Espino y Eugenia Prado. Y que siguió con una ganada: Florencia Smiths

Sunday, April 15, 2007

Olga Orozco, Argentina

Olga Orozco
- Olga Gugliotta -
(Argentina, 1920-1999)

Poeta argentina de seductora personalidad nacida en Toay, La Pampa. Nacida Olga Gugliotta, su padre era italiano, adoptó el apellido literario de su madre. Con 16 años se trasladó a Buenos Aires, estudiando en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad, trabajando de periodista y dirigiendo alguna publicación. Perteneció a la generación surrealista Tercera Vanguardia, a la que también pertenecía Oliverio Girondo. Su obra poética se compone de, Desde lejos (1946), Las muertes (1951), Los juegos peligrosos (1962), La oscuridad es otro sol (1962), Museo salvaje (1974), Cantos a Berenice (1977), Mutaciones de la realidad (1979), La noche a la deriva (1984), En el revés del cielo (1987), Con esta boca, en este mundo (1994), También luz es un abismo (1995) y Relámpagos de lo invisible (1998). Dueña de un lenguaje poético milagroso en la lírica argentina, influenciada por los poetas San Juan de la Cruz, Rimbaud, Nerval, Baudelaire, Milosz y Rilke, poseía una inteligencia sutil y ordenaba su imaginación dotándola de esa ejemplar armonía propia del arte destinado a perdurar. En 1998 le fue concedido el Premio de Literatura Latinoamericana Juan Rulfo. Falleció el 15 agosto de 1999 a los 79 años como consecuencia de una afección circulatoria, sus restos se encuentran en un cementerio privado de Pilar, provincia de Buenos Aires.


Testigos hasta el fin (fragmento), de En el revés del cielo

" Perfeccioné penurias como dichas, engarcé por igual en la espesura lágrimas y fulgores, saqué lustre al destino por avaro, miserable que fuera, y de cada pedrusco del instante hice joyas eternas, sin saberlo. Transporto así también al enemigo con sus lujosos odios esculpidos, a intrusos que conviven con mis mejores horas como vetas en la piedra pulida, a los protagonistas de un amor insoluble, de una leyenda inmóvil, a todos mis custodios, adictos o traidores, esos sobrevivientes que acampan a mi sombra y son mi propia tribu, fatalmente. Sí, sí, conmigo hasta el final: nunca por el acierto o el error, ni siquiera por la belleza o la esperanza, sino sencillamente por el bien que nos une, por el mal que nos ata, por haberme acosado contra el fondo, por compartir la noche. Ahora son testigos de mis acatamientos y de mis transgresiones, cada uno con su inverso sistema de medir, con su manera de cambiar de color de acuerdo con la pena o el indulto, anticipando el juicio en el relámpago o en el escalofrío con que se manifiestan o se tornan legibles. Alertas, recelosos como fieras insomnes mis testigos, pero así como “el mundo es más profundo de lo que piensa el día” así será el alcance de sus pruebas. Porque después igual que ahora y después igual que antes, ellos acudirán con esos espejados testimonios de los que emerjo yo siempre absuelta en azul o condenada en escarlata, siempre algo más acá o un poco más allá de mi oculta sustancia, donde la culpa es otra. "

1 comment:

eugeniaprado said...

Quería felicitar a mi querida amiga y poeta Malú Urriola por la dedicación y trabajo realizado al presentarnos esta gran variedad de autoras.
Es una suerte para las y los que accedemos a este espacio conocer la obra de estas tremendas y talentosas mujeres.
Decir además que este blog
nada sería sin su valioso aporte.

Gracias Malú